La nota del día.

Una olla a presión

Por Julia Conalbi.
martes, 18 de enero de 2022 · 09:36

La gestión de los servicios públicos es uno de los temas más controvertidos de las agendas de los gobiernos en todo el globo. La manera de conjugar la satisfacción de las necesidades de los habitantes, el control de los recursos, la sostenibilidad y la rentabilidad -ya se trate de empresas privadas que buscan hacer un negocio o de que los Estados puedan garantizar los servicios sin poner en jaque sus finanzas-. La situación es más acuciante cuando se trata del agua potable, en donde un par de horas sin suministro ya complica la vida cotidiana. Aumenta aún más la presión dentro de la olla si eso sucede en medio de una pandemia y una ola de calor sofocante.

El pasado abril, se inauguró la nueva planta potabilizadora en el predio de la Cooperativa de Obras Sanitarias de Alta Gracia (Cosag) y se anunció que atrás habían quedado los veranos sin presión para que el agua suba al tanque en numerosos barrios. Ni las grandes crecientes del río en verano ni la sequía del invierno serían amenazas para los habitantes de Alta Gracia y algunas localidades vecinas también se verían beneficiadas con la obra. A pesar de ello, el regalo de Papá Noel para los pobladores de barrios La Perla, Parque San Juan y otros de la zona sur fue el corte de agua. Comenzó 2022 y la situación no mejoró, sino que se agregaron otras zonas a la escasez de suministro.

La solución de la Cosag fue una obra de baipás, que finalizó el pasado sábado y aseguran que será una medida paliativa, que permitirá que el servicio funcione mientras se emprende una obra más importante y definitiva. Si bien la cooperativa anunció que el alivio no será de efecto inmediato y demandará algunos días, es comprensible que luego de dos semanas sin agua, la paciencia de los vecinos se haya extinguido. 

En 2020, Alta Gracia debatió si se renovaba o no el contrato de concesión que la Municipalidad mantiene con la Cosag por el servicio de agua potable y cloacas. Allí, se decidió seguir con el convenio con la empresa cooperativa, en un acuerdo en el que las obras de infraestructura quedarían a cargo del Estado local y la Cosag se encargaría de la gestión de la provisión del servicio. 

Los intereses en la gestión del agua potable trascienden más allá de la voluntad de satisfacer las necesidades de los vecinos. Algunos privados buscaron presentar una propuesta en 2020 al Intendente para quedarse con la concesión del agua potable, también hay quienes tienen el ojo puesto en la posibilidad de que el servicio se municipalice. Esas voluntades, se agitan y encuentran un buen caldo para hervir en los ánimos de los vecinos que sufren el corte del servicio desde hace días. 

Este martes, un grupo se reunirá frente al Departamento Ejecutivo para presentar un petitorio ante la situación de falta de agua. Solicitarán un plan de emergencia que restituya el servicio de manera inmediata a los barrios que no cuentan con el suministro; un plan de infraestructura a mediano plazo y también la revocación del contrato que se mantiene con la Cosag.

La olla a presión ya comenzó a largar vapor y las aves a sobrevolar el cielo en círculos. El tiempo corre en contra para amainar los ánimos caldeados. Por lo pronto, Marcos Torres Lima ya pidió a la Cosag que revise las tarifas de los vecinos que no tuvieron agua y recibirá este martes a los manifestantes que le llevarán el petitorio.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
80%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
20%
Indiferencia

Comentarios