LA NOTA DEL DOMINGO

Imágenes para pensar una semana intensa

Por Jorge Conalbi Anzorena
domingo, 21 de noviembre de 2021 · 00:01

Hermanados en la muerte

El pasado 6 de agosto se cumplió un año del asesinato de Valentino Blas Correa, ejecutado por efectivos de la Policía de la Provincia de Córdoba, quienes, además trataron de encubrir el homicidio y plantaron un arma en el auto en el que se desplazaba su víctima. Aún no hay fecha para el juicio de los 13 policías que participaron (dos de ellos dispararon y 11 encubrieron el asesinato).

Las semejanzas entre aquel crimen en Córdoba y el reciente homicidio de Lucas González en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) son asombrosas. Uno y otro parecen calcados, o transpolados de modo en que hermanan a Valentino y Lucas en la muerte.

Ambos tenían 17 años.

La muerte a tiros de Lucas contó con ingredientes adicionales:

Se produjo el mismo día en que el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, participó de los actos por el quinto aniversario de la creación de la Policía Metropolitana. En sus primeros cinco años, esa fuerza ya se cobró 121 víctimas de gatillo fácil. El otro dato curioso radica en que el oficial José Nieva, uno de los arrestados por el crimen del adolescente, integró en 2016 una partida de policías de la Metropolitana que efectuaron un allanamiento ilegal en la casa de los suegros de Cristina Fernández de Kirchner, según denunció oportunamente la actual vicepresidenta. Debe ser un episodio casual.

También por una persecución policial, una pareja de jóvenes cordobeses fue brutalmente golpeada por la policía de la provincia. La chica resultó con serios traumatismos y una desfiguración en el rostro, fruto de los culatazos de los uniformados. La explicación fue que los habían confundido con motochorros, proyectando que si realmente hubieran sido ladrones, la brutalidad estaría justificada.

Otra casualidad:

El ataque policial coincidió con la realización la 15ª edición de la Marcha de la Gorra, contra el gatillo fácil y la portación de rostro en Córdoba.

El recrudecimiento de la violencia institucional coincide, además, con los discursos de candidatos que pidieron transformar "en queso gruyere a un par de delincuentes", o prometieron "cagar a trompadas" al Presidente de la Nación. En pleno domingo electoral, un custodio de Javier Milei estuvo a punto de desenfundar un arma en el Luna Park.

 

La "victoria" del gobierno

Aunque parezca que pasó una eternidad, apenas hace una semana hubo elecciones legislativas en Argentina.

Aunque se impuso en casi todo el país triunfando en distritos impensados y por primera vez el peronismo no tendrá quorum propio en el Senado de la Nación, el oficialismo terminó revitalizado en la derrota.

La oposición de Juntos Por El Cambio no logró siquiera el caudal de votos obtenido en la derrota en las presidenciales de 2019 y el Frente de Todos remontó en gran parte la mala elección en la provincia de Buenos Aires, el principal distrito del país, quedando a poco más de un punto.

La situación resultó parecida a las presidenciales de 2019, cuando el Frente de Todos casi no terminaba de festejar su victoria en primera vuelta, con ocho puntos de diferencia y convirtiendo a Mauricio Macri en el primer presidente que no lograba la reelección, mientras que el derrotado Juntos Por El Cambio celebraba haber remontado ocho puntos en relación a las Paso.

Esta vez fue igual, pero al revés.

Como si fuera poco, tres días después el Frente de Todos celebró el Día del Militante con un multitudinario acto en Plaza de Mayo, que le sirvió a Alberto Fernández para relanzar su gobierno. El oficialismo no estalló en pedazos, al contrario, parece haberse abroquelado. En cambio, en la oposición ya se vive el cruce de facturas internas.

Eso sí, en Córdoba, la contundente victoria de Luis Juez volvió a mover el tablero interno del gobierno provincial y no se descartan cambios en el gabinete, que podrían acarrear consecuencias en Alta Gracia.

 

Chile, por izquierda o ultraderecha

Hoy se realizan las elecciones presidenciales en Chile y se prevé un final cerrado, con fuertes chances de balotage, entre un candidato de izquierda y un ultraderchista.

Protagonista de la llamada revolución de los pingüinos, la rebelión estudiantil chilena que en 2006 reclamaba ''educación gratuita y de calidad'' y marcó las primeras grietas en el modelo chileno, Gabriel Boric, de 35 años, es el candidato de izquierda emergente que hace apenas un año ni siquiera figuraba en las encuestas y hoy es uno de los que lidera las preferencias.

Hijo de un ex oficial nazi que emigró a Chile, pinochetista confeso y ultraliberal, el líder de ultraderecha  José Antonio Kast representa la esperanza de un sector ideológico golpeado y a la defensiva, pero que crece sostenidamente empujado por un fuerte sentimiento anticomunista que polariza todo el proceso eleccionario.

Galería de fotos

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios