AMENAZA.

Brasil: Bolsonaro propone que las Fuerzas Armadas "resuelvan el problema" electoral

miércoles, 20 de julio de 2022 · 08:00

(Nodal) El presidente Jair Bolsonaro reanudó sus ataques al sistema electoral brasileño, al calificarlo de completamente vulnerable ante 40 diplomáticos extranjeros reunidos en la residencia presidencial, el Palacio de la Alvorada.

Con la justificación de corregir fallas, el presidente brasileño expresó que sus cuestionamientos tienen el fin de “resolver el problema” a tiempo “con la participación de las Fuerzas Armadas”.

El mandatario hizo alusión a la investigación abierta por la Policía Federal (PF) en 2018 para detectar ataques a los sistemas del Tribunal Superior Electoral (TSE) y expresó que un hacker tuvo acceso a todo el sistema durante las elecciones que él mismo ganó.

El responsable de la investigación, Victor Neves Feitosa Campos, recalcó que no se encontraron indicios de que un hacker manipulara los votos, diera paso al fraude o saboteara la integridad de las urnas.

Jair Bolsonaro atacó a ministros del ISE y del Supremo Tribunal Federal (STF) como Edson Fachin y Luís Roberto Barroso, respectivamente, alegando que planean un golpe para posicionar a Luiz Inácio Lula da Silva.

Edson Fachin respondió que es “inaceptable el negacionismo electoral de una personalidad pública importante dentro de un país democrático. Es muy grave la acusación de fraude, de mala fe con una institución una vez más sin presentar pruebas”.

Jair Bolsonaro pidió además que el voto electoral electrónico esté acompañado por un voto impreso paralelo, lo que fue rechazado por el TSE.

En respuesta a las acusaciones de Bolsonaro, el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, reafirmó que “la seguridad de las urnas electrónicas” y “la integridad del proceso electoral ya no pueden ser puestas en duda”.

Los continuos ataques del presidente a las elecciones a celebrarse en octubre del año en curso apuntan que probablemente se niegue a aceptar la derrota e intente por otros medios quedarse en el poder.

La declaración en cuestión es un intento del actual presidente de sabotear las elecciones venideras que, según indican los conteos preliminares, tienen a Lula como favorito.

Comentarios