JUICIO.

Defensa: un abogado reclamó al Jurado "abstraerse" de lo que se enteró por los medios

viernes, 9 de septiembre de 2022 · 12:25

Las defensas de los 13 policías acusados en la causa por el homicidio de Valentino Blas Correas, el adolescente de 17 años asesinado de un balazo en la espalda durante un control policial en agosto del 2020 en la ciudad de Córdoba, llevaban adelante este viernes sus alegatos de apertura en la segunda audiencia del juicio por jurados que se realiza en la capital provincial.

La audiencia, dirigida por un tribunal técnico de la Cámara 8ª. del Crimen, se inició a las 9.25, cuando se habilitó a los abogados defensores a exponer sus alegatos de apertura del proceso de enjuiciamiento, que cuenta con la participación de Amnistía Internacional en su rol de "observador"’ y la Secretaría de Derechos Humanos como "amicus curiae".

Héctor Luna,-abogado del cabo1° Javier Catriel Alarcón- abrió el debate y dijo que intentará demostrar que su defendido “no mató a nadie, por lo tanto no corresponde la calificación legal” que se le adjudica como "coautor de homicidio calificado por abuso de su función y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego”.

De acuerdo a la acusación, Alarcón fue el policía que realizó dos de los seis disparos de arma que impactaron en el automóvil en el que se desplazaban Blas y sus cuatro amigos.

El defensor pidió al jurado "abstraerse” de todo lo que conocen a través de los medios y “valorar debidamente la prueba”, al sostener que eso es “fundamental para acreditar y condenar un hecho o para absolver de un hecho”.

“Claro que hay responsabilidades, pero se deben determinar específicamente para que haya justicia”, expresó.

En la audiencia se encuentran presentes los padres, familiares y amigos de la víctima, y se espera que para esta jornada que expongan sus lineamientos todos los defensores.

En la primera audiencia del juicio, celebrada el pasado miércoles, fueron los fiscales Fernando López Villagra y Marcelo Hidalgo y los querellantes quienes presentaron sus alegatos de apertura.

El fiscal Villagra calificó el hecho como un “asesinato brutal y absurdo” y dijo que esa “inadmisible masacre es uno de los mayores casos de gatillo fácil y de violencia institucional de los últimos tiempos”.

“Atentaron contra cinco adolescentes, matando a uno de ellos, y toda la documentación probatoria es contundente e irrefutable desde el punto de vista objetivo sobre la responsabilidad para la condena de cada uno de ellos”, afirmó al referirse a los 13 efectivos acusados.

Por su parte, el fiscal Hidalgo cuestionó las políticas en materia de seguridad del Gobierno provincial, al sostener que “el Estado no admite que se vulneran derechos humanos”.

“Murió Blas y solo un milagro hizo que no murieran los otros chicos que lo acompañaban”, resaltó el funcionario judicial, quien agregó que existe una “máquina tropera” que la policía utiliza para “encubrir crímenes, plantar pruebas, evadir responsabilidades, falsear información y omitir poner en conocimiento de los funcionarios” las conductas delictivas.

El hecho ocurrió la madrugada del 6 de agosto del 2020 cuando Blas Correas se hallaba dentro de un Fiat Argo junto a cuatro amigos con quienes iba a ir a tomar algo a un bar.

Cuando circulaban por avenida Vélez Sarsfield y Romagosa, del barrio Colinas, en el sur de la capital cordobesa, uno de los jóvenes que conducía evadió un control policial porque -según reveló luego- se asustó porque uno de los policías le apuntó con un arma a la cabeza.

En ese momento, según la investigación, el suboficial Lucas Damián Gómez (37) efectuó cuatro disparos con su arma reglamentaria, mientras que el cabo primero Alarcón (33) disparó en dos oportunidades.

Las pericias determinaron que uno de los cuatro disparos efectuados por Gómez impactó en la espalda de Blas, lo que le provocó la muerte, mientras que otro de los disparos traspasó el apoyacabeza y la capucha del uno de los adolescentes que estaba sentado en el asiento delantero del Fiat Argo, a milímetros de su cráneo.

Posteriormente, y con el objetivo de simular un enfrentamiento con un grupo armado, los policías 'plantaron' un arma en las cercanías de la zona del control policial.

En este juicio, Gómez y Alarcón llegan al juicio como "coautores de homicidio calificado por abuso de su función y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego, homicidio calificado por abuso de su función en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos- y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos".

Y los restantes policías acusados son Sergio Alejandro González, Wanda Micaela Esquivel, Yamila Florencia Martínez, Walter Eduardo Soria, Enzo Gustavo Quiroga, Jorge Ariel Galleguillo, Leonardo Alejandro Martínez, Rodrigo Emanuel Toloza, Ezequiel Agustín Vélez, Leandro Alexis Quevedo y Juan Antonio Gatica.

Los cargos que enfrentan estos últimos son 'falso testimonio, encubrimiento por favorecimiento personal agravado por la calidad funcional y omisión de deberes de funcionario público'.

Comentarios