Aquel 24 de marzo en Alta Gracia

miércoles, 24 de marzo de 2021 · 17:32

El teléfono sonó y su timbre rompió el silencio de la madrugada. Jorge Fernández, secretario de Gobierno de la Municipalidad de Alta Gracia, atendió la llamada. Era el intendente Luis Héctor Peralta.  Sin sorpresa, con la certeza de que tarde o temprano ocurriría, le confirmaba que el golpe de estado ya era un hecho. El capitán Claudio Héctor Álvarez de Igarzábal llegaba con la orden de hacer firmar la renuncia a todos los miembros del gobierno local. Por la tarde, todos habían rubricado su dimisión.

“Lo estábamos esperando, faltaba la fecha. A la madrugada del 24, me había llamado el Intendente para decirme que ya le habían confirmado que Álvarez de Igarzábal estaba destinado a Alta Gracia” recordó Fernández en diálogo con Sumario en el año 1998.

Era la segunda vez que Peralta sufría un golpe de estado. Había sido electo para el cargo de intendente casi dos décadas atrás. En 1955, fue derrocado cuando se consumó el golpe militar encabezado a nivel nacional por Pedro Eugenio Aramburu y Eduardo Lonardi. Su propio hijo, que llevaba el mismo nombre, participó en la defensa del gobierno de Juan Domingo Perón y murió a causa de las heridas recibidas en un enfrentamiento con la Escuela de Artillería.

Luego de la renuncia forzosa de los miembros del gobierno altagraciense, los militares nombraron como Secretaria de Gobierno Interina a María Mercedes Méndez de Cello. La mujer había sido parte del gabinete de Peralta, ocupando la Oficialía Mayor. En junio de 1976, la designaron a cargo del Departamento Ejecutivo, desplazando a Álvarez de Igarzábal.

El golpe de estado se podía prever y un sector de la sociedad se mantenía en alerta. Al relatar sus recuerdos del día del golpe, Fernández evocó: “La noche del 24 de marzo fue de vigilia. Pero estuvimos solos. Los concejales radicales, uno de ellos era Audino Vagni, se habían retirado planteando críticas al gobierno. Muchas eran justas y acertadas. Pero dejaron un oficialismo sin oposición y creo que fue un error político”. En 1998, el exsecretario de Gobierno de Peralta reconoció que el gobierno tenía “gravísimos problemas de internas” pero destacó el superávit obtenido durante la gestión. De ese modo, concluyó abruptamente otro mandato de un intendente elegido por el voto popular en 1973.

Desde la madrugada y durante las primeras horas de la mañana, tropas regulares del Ejército ocuparon los puntos estratégicos de la ciudad. Los golpistas secuestraron y detuvieron a militantes y delegados de la empresa Ika Renault y de organizaciones políticas. Cuando no lograron dar con las víctimas previamente señaladas, secuestraron a sus familiares. Es el caso de Margarita Zeniquel, que fue llevada al ex Batallón de Artillería 141 de José de la Quintana con su hijo de 40 días. “Yo estuve acá el 25 de marzo de 1976. Me trajeron detenida con mi hijo, que tenía 40 días” explicó en marzo de 2020 cuando Nora Cortiñas visitó el Refugio Libertad.

 

Recortes de historia

Apasionado por la historia, el concejal Manuel Ortiz rescata tres recortes de periódicos. Uno es de Sumario, fechado el 25 de marzo de 1996. La nota con el testimonio de Jorge Fernández rescata cómo se vivió el día del golpe cívico militar en Alta Gracia y recuerda qué funcionarios de Peralta continuaron trabajando para el gobierno militar luego de la renuncia.

El otro, de poco tiempo después del 24 de marzo del 76, es de un medio de alcance provincial que destaca un superávit de mil doscientos millones de pesos nacionales. El dato provenía de una agencia de noticias. “Alta Gracia fue noticia en medios provinciales y nacionales por el importe superávit con el que dejaba las arcas municipales. Peralta reconocido por el mismo gobierno de facto por la excelente administración. Fue un gran Intendente, elegido dos veces, que no pudo terminar sus mandatos por golpes de estado” explica Ortiz.

El último de los recortes de periódicos es de 2006, cuando se realizó el primer acto en la ciudad para conmemorar el 24 de marzo. Jóvenes Autoconvocados, un grupo coordinado por el mismo Ortiz, organizó una actividad en la Plaza Mitre para rendir homenaje a los desaparecidos. “Hicimos el primer acto de la Memoria en la ciudad. Fue en la Plaza Mitre, donde se fue repitiendo año tras año. Por eso, se convirtió en el espacio de manifestación sobre esta jornada” recuerda el actual concejal. Si bien en la ciudad había habido otras actividades alusivas al repudio del Golpe de Estado y la reivindicación de la democracia, en 2006 fue la primera vez que se realizó una acción concreta el 24 de marzo. Coincidió además con la declaración a nivel nacional de feriado por el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

 

16%
Satisfacción
66%
Esperanza
0%
Bronca
16%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios