cultura

Esencial: la obra de León Gieco inmortalizada en su cumpleaños número 70

domingo, 21 de noviembre de 2021 · 17:33

(Sumario Noticias) Tres horas en un auditorio con amigos que lo admiran, con admiradores que son amigos, con músicos que fueron atravesados por su armónica y por esa voz felina reinante de la selva. Se trata del repaso de la obra de Raúl Alberto Antonio Gieco, “El León”, que ayer celebró su cumpleaños número 70 con una fiesta popular, en el Centro Cultural Kirchner.

A los ocho años se compró su guitarra en cuotas. Su fanatismo por Jorge Cafrune y la curiosidad por Elvis Presley no lo desviaban de sus labores en el campo donde vivía. Tuvo su prueba y su contratación para el primer disco. Más tarde todo sería legendario, que si se repite en voz alta puede agarrar nostalgia al instante. Se trata de su cruce con Mercedes Sosa, Gustavo Santaolalla, Charly García, Nito Mestre, María Rosa Yorio y Raúl Porchetto, quienes le abrieron camino a un pluriverso de estilos, más allá de su folklore y su rock como rasgos identitarios de una música, pero sobre todo de su vida. Por ejemplo, ayer, en pleno festejo de su cumpleaños, León vestía una remera que inmortalizaba a la Negra Sosa, esa artista que lo llamaba “Leoncito” y con quien cantaba en vivo demostrando su amor, pero sobre todo esa manía de ponerse en la piel de su pueblo, de los oprimidos y desposeídos.

Mikki Lusuardi y Mex Urtizberea conversaron con el artista agasajado sobre su trayectoria. Luego, de a uno, figuras invitadas interpretaron las canciones de León. Ricardo Mollo, Víctor Heredia, Los Tipitos, Ligia Piro, Chizzo, Rodolfo Gorosito, Diego Smolovich, Raúl Porchetto, Javier Malosetti, Juan Carlos Baglietto, Andrés Giménez, Joana Gieco, Teresa Parodi, Luis Gurevich, Liliana Vitale, Mavi Díaz, Lisandro Aristimuño, Nico Bereciartua, Barbarita Palacios, BB Asul, Bruno Arias, Silvina Moreno, Fena Della Maggiora, Nadia Larcher, Andrés Beeuwsaert, Eruca Sativa, Abel Pintos, Gustavo Santaolalla y una banda estable dirigida por Lito Vitale cantaron su obra, sus canciones que los marcaron y que siguen resonando hacia su interior como himnos de ese país de la libertad invocado por Gieco, de ese “Ángel de la Bicicleta”, de esos “Hombres de Hierro” o “La Colina de la vida” o de esa vez que volvió a su pueblo para mostrarle un tema a su padre y estaba preso, situación de la que salió “Si ves a mi padre”, porque todo está guardado en la memoria, su memoria y la de un pueblo que le debe al artista la devoción por su sueño eterno.

Desde el Centro Cultural Kirchner definieron el final como “conmovedor”. En el Auditorio Nacion, León cantó con todos los invitados juntos. Fueron dos temas: “La cultura es la sonrisa” y “Solo le pido a Dios”; canciones que aún retumban en esa sala y que guardan ese sueño de la vida y de la historia.

*Fuente: Página 12, Agencia Télam y Centro Cultural Kirchner. 

Comentarios